Nuevo Blog PIR
 
 

noticias

Imprima esta página
En defensa de la libertad de cátedra y de la expresión científica

El Colegio Oficial de Psicólogos del Principado Asturias en defensa de la libertad de cátedra y de la expresión científica

El Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias expresa su absoluto rechazo, ante la prohibición de realizar “Las V Jornadas anuales de Infancia y Adolescencia” que había organizado el Área Sanitaria Este de Málaga-Axarquía, por parte del Ayuntamiento de Vélez- Málaga, a través de la Concejalía de Bienestar Social, y, el Servicio Andaluz de salud (SAS).

Esta prohibición se realiza tras vetar sin explicación alguna, la participación en dichas jornadas del profesor Marino Pérez Álvarez, Doctor en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Psicólogo Clínico y Catedrático de Psicología de la Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos de la Universidad de Oviedo, cuya conferencia de clausura "Para rescatar a los niños del ‘fuego amigo’ que los diagnostica de trastornos mentales que no tienen: el ejemplo del TDAH" daría cierre a dichas Jornadas.

El reconocido prestigio de nuestro colegiado el Dr. Marino Pérez Álvarez, cuya trayectoria investigadora puede seguirse a través de sus artículos y libros publicados, enriquece cualquier debate científico sobre temas controvertidos, por lo que un acto de censura al debate interdisciplinar -como el que acaba de producirse- no debería de tener cabida en nuestra sociedad.

Consideramos este hecho una falta muy grave que atenta contra los principios de la comunidad científica, en la que el debate sobre diferentes enfoques de evaluación e intervención avalados por trabajos extensamente documentados, solo redunda en el enriquecimiento y rigor en los planteamientos que permiten abordar la salud en la infancia y la adolescencia.

Noticia de la Nueva España. Vetada una charla de Marino Pérez en Málaga por negar que la hiperactividad sea trastorno.

Diario Sur. La polémica sobre el TDAH estalla en Vélez

Diario Sur. ¿Por qué se prefiere el trastorno mental?